Dolor de la Espalda Baja (Lumbar), Alta, y Media – Fíjate Ahora

El dolor de espalda es una afección que a todos puede llegar a causar severas molestias. Las causas pueden ser muy variadas, y a partir de ellas, se derivan los diferentes tratamientos que se puedan aplicar para lograr aliviarlo de la manera correcta.

El nivel de dolor de espalda baja o alta o baja puede ser variado: va desde una pequeña molestia, hasta una fuerte punzada que podría llegar a inmovilizar a una persona. Se trata de un padecimiento muy frecuente que puede aparecer incluso por un simple mal movimiento.

En todo caso hablaremos de sus causas más comunes, cómo aliviar y cómo quitar el dolor de espalda alta o baja mejorando así la calidad de vida.

sol

Causas

Lo primero que debemos hacer al momento de preguntarnos por qué nos duele o qué estará causando tal molestia, es describir cómo es el dolor. Si es un dolor en la espalda baja, alta, si se trata de un dolor lumbar, más hacia los costados, etc.

El tiempo o duración de esta molestia puede ayudar más a identificar las causas. Si aparece de forma repentina y no es tan profundo, podría deberse a un mal movimiento, por cargar objetos pesados de forma inadecuada, a sentarse con mala postura, permanecer mucho rato agachado o de pie, conducir durante largo tiempo sin descansar, etc.

Pero cuando es más fuerte y duradero, son otros los factores que lo podrían estar ocasionando. Entre las afecciones más comunes que causan este dolor, están:

Ligamentos distendidos

Los ligamentos o músculos se pueden forzar bruscamente cuando hacemos movimientos fuertes a los que no estamos acostumbrados, o cuando cargamos un peso que perjudique directamente nuestra espalda. Esto puede causar una inflamación importante en la zona lumbar, y también espasmos musculares, que causan fuertes molestias generalmente en el lado derecho de la espalda.

Hernia discal

Cuando hay un dolor en la espalda baja, podría tratarse de una hernia discal. Si dentro del disco hay una protuberancia o hernia, ésta hace presión sobre el nervio y puede causar una enorme molestia.

La artritis

La artrosis puede generar un gran dolor lumbar. Cuando se tiene artritis en la columna vertebral se produce un trastorno que se denomina estenosis del conducto vertebral y la molestia es realmente muy aguda.

Osteoporosis

Sin duda, cuando nuestros huesos muestran signos de fragilidad, un mal movimiento, por mínimo que parezca, hará inevitable que podamos sentir cualquier afección en una zona tan propensa como lo es la espalda.

Estrés

¿Imaginaste que las preocupaciones y el estrés podrían causar dolor en el cuerpo? Pues está demostrado que es posible. La tensión del estrés en nuestro cuerpo puede hacer que los músculos se contraigan y desencadenar dolor en la parte baja de la espalda, en la zona media, alta, hombros y cabeza.

¿Cómo aliviar el dolor de espalda?

Una vez que hayamos identificado el tipo de dolor de espalda que presentas, debes empezar a actuar. Algunas veces, con un tratamiento sencillo, terapia o algo de ejercicio puede ser la respuesta a cómo quitar estas molestias.

Pero, si observamos que no está funcionando, siempre es importante acudir a un especialista. Un médico siempre sabrá decir cómo actuar correctamente basado en su debida revisión, exámenes especializados y tratamiento definitivo.

Toma en cuenta:

  • Si has tenido una caída, lo mejor es que visites el médico para que pueda revisarte completamente.
  • Si sientes fiebre u otro malestar que puedas asociar a la molestia que presentas.
  • Si pasan muchos días, semanas o meses, no deberías esperar más y hacerte una revisión más aguda.
  • Si se extiende a otras partes del cuerpo.
  • Si sientes que pierdes movilidad.

Ante estas situaciones, lo primero a tomar en cuenta es visitar a un especialista que te va a indicar las pastillas, remedios o tratamientos que realmente necesitas según sea tu caso.

Hay más riesgo si…

  • Estás en una edad avanzada.
  • Tienes sobrepeso
  • Fumas o consumes alcohol
  • Tienes una enfermedad como artritis u osteoporosis.
  • Si vives una vida sedentaria, y no haces ningún tipo de actividad física.

Recuerda:

Llevar una vida sana, ejercitarte y comer adecuadamente los debidos nutrientes que tu cuerpo necesita, te ayudará a prevenir este tipo de malestares que pueden llegar a detener nuestra rutina.